moraleja de el pikador de piedra